[ad_1]

This post is also available in:
Português (Portugués, Portugal) English (Inglés) Français (Francés)

Por Jean-Paul Lecoq* .- Diez días antes de las discusiones en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para la renovación de la Misión de las Naciones Unidas para organizar un referéndum en el Sáhara Occidental, Minurso, nos enteramos de que el partido de Emmanuel Macron ha decidido “celebrar los cinco años desde el nacimiento del movimiento” abriendo una sucursal del “En Marche” en Dajla, indicando que está ubicado en las “Provincias del Sur” de Marruecos.

Sin embargo, Dajla es una ciudad del Sahara Occidental que ha sido ocupada por Marruecos durante más de 40 años, como lo indica el derecho internacional y más de cuarenta resoluciones de las Naciones Unidas.

Esta elección del partido presidencial contra el derecho internacional está en consonancia con la elección de Donald Trump, aunque es peor aún, ya que se hace de forma siniestra y encubierta.

¡Una forma sui generis de celebrar un aniversario empañando las resoluciones de las Naciones Unidas! Porque no hay palabras suficientemente duras para describir estas violaciones del derecho internacional, aunque los presos políticos saharauis han sido torturados durante una década por su lucha por la libertad y el Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura ha condenado dos veces a Marruecos por torturar repetidamente a los presos saharauis.

En lugar de limpiarse los pies con el derecho internacional y poner leña al fuego, alimentando las tensiones en el Magreb, el partido presidencial y Emmanuel Macron, su líder, harían mejor en analizar el sufrimiento del pueblo saharaui y las cuestiones de paz.

¡Qué vergüenza los que desprecian el derecho de los pueblos a la autodeterminación!

¡Qué vergüenza los que venden el derecho internacional por intereses electorales en vísperas de las elecciones locales y nacionales!

Qué vergüenza para quienes utilizan los conflictos internacionales para aumentar su popularidad a media asta: Netanyahu, Trump y Macron, ¿la misma lucha?

 

 

 

 

 

*Jean-Paul Lecoq
Diputado del Partido Comunista Francés

[ad_2]

Source link