This post is also available in:
Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

(Este artículo refleja la opinión de Amnistía, no la de PUSL)

El seguimiento independiente, imparcial, completo y sostenido de los derechos humanos debe ser un elemento central de la futura presencia de la ONU en el Sáhara Occidental y en los campos de refugiados del Sáhara Occidental, ha dicho hoy Amnistía Internacional, pidiendo al Consejo de Seguridad de la ONU que fortalezca Misión de la ONU para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) agregando un componente de derechos humanos a su mandato.

Se espera que el Consejo de Seguridad de la ONU vote para renovar el mandato de la MINURSO el 28 de octubre, tres días antes de que finalice. La MINURSO la única misione moderna de mantenimiento de la paz de la ONU sin un mandato de derechos humanos. Ambas partes, las autoridades marroquíes y el movimiento independentista Frente Polisario, cometieron violaciones y abusos de los derechos humanos en la disputa de más de 40 años por el territorio.

El 14 de septiembre, en su actualización global sobre derechos humanos durante la 45a sesión del Consejo de Derechos Humanos, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos declaró que la Alta Comisionada para los Derechos Humanos “continúa monitoreando de forma remota la situación en el Sáhara Occidental”, donde las misiones técnicas se llevaron a cabo por última vez hace cinco años.

Falta de un mecanismo independiente para monitorear los derechos humanos

Se mantuvieron las restricciones al acceso de las organizaciones independientes de derechos humanos y los periodistas, lo que restringió el seguimiento de las violaciones de los derechos humanos en el Sáhara Occidental y en los campos de refugiados de Tindouf , Argelia. A principios de este año, los días 25 y 28 de febrero, las autoridades marroquíes expulsaron al menos a nueve personas a su llegada al aeropuerto de El Aaiún, incluidos varios parlamentarios españoles y un abogado español, que planeaban asistir al juicio de un activista de derechos humanos ( Khatri Dada, mencionado a continuación).

Las autoridades marroquíes, que de hecho gestionan el territorio al oeste de la berma – 2700 km del muro de arena que separa las zonas del Sáhara Occidental controladas por Marruecos y el Polisario – han afirmado que la “protección de los derechos humanos en el territorio” ya está cubierta por el papel del Consejo Nacional de Derechos Humanos de Marruecos (CNDH).

Sin embargo, el presidente de la CNDH y al menos nueve de sus 27 miembros son nombrados por el Rey de Marruecos, lo que socava su independencia e imparcialidad y, en cualquier caso, la CNDH no puede tener acceso a los campamentos de Tindouf .

Lo que se necesita con urgencia es un mecanismo completamente independiente e imparcial dentro de la misión de mantenimiento de la paz de la ONU, con un mandato y recursos para monitorear de manera efectiva y constante los abusos de derechos humanos tanto en el Sahara Occidental como en los campamentos de Tinduf, dijo Amnistía Internacional. .

En su informe publicado en septiembre, el Secretario General de la ONU recordó al Consejo de Seguridad que, en su última resolución 2.494 de octubre de 2019, alentó encarecidamente a intensificar la cooperación con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), incluida la facilitación de visitas a la región. El informe también señala que “la falta de acceso del ACNUDH al Sáhara Occidental sigue dando lugar a lagunas sustanciales en la supervisión de los derechos humanos en el Territorio. Los defensores de los derechos humanos, los investigadores, los abogados y los representantes de organizaciones no gubernamentales internacionales también siguen enfrentándose a restricciones similares . ”

Abusos y abusos continuos de los derechos humanos en el Sáhara Occidental en 2020

Amnistía Internacional sigue documentando violaciones y abusos de derechos humanos en el Sáhara Occidental. En enero, la policía marroquí prohibió una reunión en las instalaciones de la Asociación Saharaui de Víctimas de Graves Violaciones de los Derechos Humanos cometidas por el Estado de Marruecos (ASVDH) en honor a Aminatou Haidar, defensora de los derechos humanos y el Premio Nobel de la Paz alternativo 2019. .

El 4 de marzo de 2020, tras un juicio injusto, un tribunal de El Aaiún condenó y sentenció al activista saharaui Khatri Dada, de 21 años, a 20 años de prisión por su participación en actos de vandalismo, un cargo que él niega, y por “ofender a funcionarios públicos” con base en los artículos 580-2 del Código Penal y 263-267 bis. Los cargos están relacionados con los hechos ocurridos el 19 de abril de 2017 en la ciudad de Smara donde un vehículo policial fue atacado por un grupo de 15 personas. Durante su juicio, Dada negó estar presente durante los hechos y le dijo al juez que las “confesiones” utilizadas en su contra como prueba fueron coaccionadas en el interrogatorio durante su detención por trámite administrativo el 26 de diciembre de 2019, más de dos años y medio después de los hechos. La sentencia contra el activista fue confirmada en apelación el 12 de mayo de 2020.

El 15 de mayo, la policía arrestó a Ibrahim Amrikli, periodista-ciudadano y activista de derechos humanos de la Fundación Nushatta, y lo acusó de “violar la ley de salud de emergencia”. Fue puesto en libertad bajo fianza después de 48 horas; informó a Amnistía Internacional de que había sido maltratado bajo custodia. Si bien la emergencia sanitaria por COVID-19 puede justificar la imposición de medidas restrictivas por parte del Estado, las circunstancias de la detención, interrogatorio y acusación de Ibrahim Amrikli indican que fue blanco de ataques por su labor como periodista-ciudadano y activista de derechos. humanos. Su próxima audiencia está programada para el 16 de noviembre.

El 17 de junio, las autoridades marroquíes utilizaron fuerza innecesaria para dispersar una reunión en celebración del 50 aniversario de las protestas de Zmala contra la ocupación española. La reunión iba a tener lugar a las 7 pm en la calle Smara en El Aaiún; pero tan pronto como llegaron 10 mujeres activistas, la policía comenzó a dispersarlas. Un video que documenta la dispersión muestra al menos a 20 policías empujando, golpeándolas en la cara y quitando el velo de las activistas Mina Baali y Salha Boutenguiza .

El 1 de julio, agentes de policía de El Aaiun detuvieron arbitrariamente al fundador de Algargarat Media , Essabi Yahdih, durante al menos 10 horas mientras entraba en la comisaría para obtener un certificado administrativo y lo interrogaban sobre sus actividades periodísticas.

El 29 de septiembre, el Fiscal de la Corte de Apelaciones de El Aaiun anunció que se abrió una investigación contra el “Cuerpo Saharaui Contra la Ocupación Marroquí”, asociación fundada 9 días antes que pedía la “defensa de los derechos del pueblo saharaui a la libertad, la independencia y dignidad por medios legítimos no violentos.” Ese mismo día, la policía prohibió una reunión de miembros de la asociación. Según tres de sus miembros fundadores, Aminatou Haidar , Mina Baali y Elghalia Djimi, los vehículos policiales estaban estacionados junto a cada una de sus casas del 30 de septiembre al 7 u 8 de octubre, para evitar nuevas aglomeraciones e intimidarlos.

Los activistas dijeron a Amnistía que, durante todo el año, sus domicilios son monitoreados con la presencia regular de vehículos policiales identificados o no y policías de civil que los seguían. ellos y sus familias cuando estaban fuera.

Las autoridades marroquíes siguieron manteniendo a 19 hombres saharauis en cárceles lejos de su lugar de residencia, lo que dificultaba que sus familias los visiten con regularidad. Fueron condenados en juicios injustos en 2013 y 2017, manchados por la falta de investigación adecuada de las denuncias de tortura. Los acusados ​​fueron condenados por la muerte de 11 miembros de las fuerzas de seguridad durante los enfrentamientos que estallaron cuando las fuerzas desmantelaron un gran campamento de protesta en Gdeim Izik, Sahara Occidental en 2010.

Una situación opaca en los campamentos de Tinduf administrados por el Frente Polisario

El monitoreo continuo de los derechos humanos de la ONU también es necesario en los campamentos de Tinduf, donde el acceso a la información sobre la situación de los derechos humanos allí es limitado, dejando a los residentes en riesgo de abuso y sin responsabilidad. El Frente Polisario no ha tomado medidas para responsabilizar a los responsables de los abusos contra los derechos humanos cometidos en los campos bajo su control.

El 8 de agosto, la policía de los campamentos del Polisario en Tinduf arrestó al periodista ciudadano Mahmoud Zeidan durante 24 horas, interrogándolo sobre publicaciones que publicó en línea, donde criticaba la forma en que las autoridades manejaban la distribución de ayuda de COVID-19. .

Información de contexto

El Sáhara Occidental es objeto de una disputa territorial entre Marruecos, que anexó el territorio en 1975 y reclama la soberanía sobre él, y el Frente Polisario, que pide un Estado independiente en el territorio y crea un gobierno autoproclamado en el exilio en los campos de refugiados de Tinduf , suroeste de Argelia. Un acuerdo de la ONU en 1991, que puso fin a los enfrentamientos entre Marruecos y el Polisario, exige la organización de un referéndum para que el pueblo del Sáhara Occidental pueda ejercer su derecho a la autodeterminación, eligiendo la independencia o la integración en Marruecos. El referéndum no se celebró en medio de disputas en curso sobre el proceso de identificación de quién puede votar en el referéndum.

En 1991, la MINURSO fue creada para operar en el territorio anexado por Marruecos en 1975 y en los campos de refugiados saharauis de Tinduf, suroeste de Argelia. Desde entonces, su mandato ha seguido siendo monitorear un alto el fuego entre las fuerzas armadas marroquíes y el Frente Polisario, y llevar a cabo un referéndum para determinar el estatus final del Sáhara Occidental.

El 23 de mayo de 2019, el ex presidente alemán Horst Köhler renunció como enviado personal del secretario general de la ONU al Sáhara Occidental. No ha sido reemplazado hasta ahora.

El 22 de enero de 2020, la Cámara de Representantes de Marruecos adoptó dos leyes que incorporaron parte de las aguas territoriales del territorio no autónomo del Sahara Occidental a su territorio marítimo.



Source link