Como en tantos otros lugares, en Peñaflor, un barrio rural de Zaragoza, es mucha la gente que corre la San Silvestre. Y lo hacen con la alegría de unas fiestas que nos sacan de un año y nos meten en una nueva década.

Pero en Peñaflor no solo corren por tradición. Su objetivo este año es apoyar al proyecto Bubisher con sus dorsales solidarios y también con su buen humor.

¡Adelante, campeones! ¡Feliz carrera!

 





Source link