Desde que las autoridades saharauis decretaron el confinamiento para hacer frente al coronavirus , la vida en los campamentos se paralizó. Los jóvenes intentan convivir con la situación trabajando en casa y muchos de nuestros usuarios, leyendo un libro

Cerramos las bibliotecas, por supuesto, pero cuando alguno de nuestros lectores nos llama para que le prestemos un libro, abrimos unos minutos, cogemos los libros demandados y se los llevamos a casa.

Leer nos saca de la penosa rutina de estos días, así es que, desde aquí, quiero ofertar a todas las familias que lo deseen, y que aún desconozcan este servicio, el préstamos de libros a domicilio

Alghailani, bibliotecario de Bojador





Source link