Como los pájaros de sus nidos, los libros están saliendo de las bibliotecas y revolotean por todos los rincones de cada campamentos. Tiendas, peluquerías, jaimas…cualquier lugar es bueno para posarse y ser abiertos.

Lo cierto es que durante el confinamiento, la promoción de la lectura está siendo la principal actividad del Bubisher, lo que dará lugar a que muchos adultos se acerquen a las bibliotecas y hagan uso del servicio de préstamos, al igual que lo están haciendo los niños el día que cada biblioteca tiene asignado para ello.

Todo esto nos demuestra que aunque los edificios que las albergan estén cerrados por las circunstancias actuales, las bibliotecas siguen vivas, en movimiento, sirviendo libros a quienes quieran llenar su tiempo de lectura.





Source link