Los amigos y amigas del pueblo saharaui hemos perdido a un amigo de nuestra causa.

Julio Anguita siempre defendió la causa del Sahara Occidental hablando alto y claro y siempre con una exquisita educación.

Así, podía hablar con toda crudeza en este país de que la monarquía española era cómplice en la entrega del Sahara a Marruecos. Hablaba también de la tiranía marroquí para con los marroquíes y para con los saharauis de los territorios ocupados por Marruecos.

No dudaba en calificar de régimen feudal y de tirana a la monarquía marroquí e instaba a no confundir a la monarquía alauí, con la población de Marruecos. Acusó a Mohamed VI de ser un déspota y a su padre Hassan II de ser un tirano. Hablaba con rotundidad de los continuos chantajes que hace a los diferentes gobiernos españoles en materia de pesca, terrorismo, Ceuta y Melilla, etc… Y todo esto lo hacía con un tono educado, sabiendo de lo que hablaba y aportando datos irrefutables.

Afirmaba sabiendo que ningún gobierno en España va a hacer nada en materia del Sahara por ser un gobierno débil, nos animaba a presionar al gobierno de la nación, a boicotear económicamente a Marruecos, a que tratáramos muy bien a los inmigrantes marroquíes para que pudieran ver como de despótico es su gobierno.

Nos consta que se emocionaba cuando un saharaui o una saharaui se le acercaba. Siempre decía que no había que abandonar la lucha.

El hecho de que con su muerte le lleguen palabras de afecto desde todas las ideologías dicen mucho de él. Sin duda fue uno de los grandes de la política escrita en mayúsculas.
Nunca renegó de su militancia comunista y vivió con coherencia a sus ideas, cosa difícil de entender en estos tiempos de tanto ruido en la política.

Fue el primer alcalde de una gran ciudad española del partido comunista. Recibió como Alcalde de Córdoba a los primeros niños y niñas saharauis que llegaron a Andalucía en el otoño de 1979, cuatro años después del inicio de la guerra del Sahara y en plena guerra con Marruecos.

Hay que recordar que fue precisamente el Partido Comunista de España el que trajo por primera vez a 100 jóvenes saharauis a pasar unas vacaciones en España, de los cuales una treintena se quedó en Andalucía durante un mes donde fueron recibidos en varias ciudades andaluzas además de Córdoba. 1979 fue el año internacional del niño.

Recordemos su frase: “Con la dignidad no se come, pero un pueblo sin dignidad se pone de rodillas y termina sin comer”

¡Que la tierra te sea leve!



Source link