MÉRIDA, 25 May. (EUROPA PRESS) –

   Las agencias de cooperación de las diferentes comunidades autónomas aportarán más de 2,4 millones de euros para atender a los campamentos saharauis de Tinduf y a refugiados palestinos.

   Estos fondos se han puesto a disposición de la UNWRA, la agencia de Naciones Unidas para la atención a los refugiados palestinos, y de diversas organizaciones solidarias que trabajan para la población refugiada saharaui de los campamentos de Tindouf.

   El director general de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional al Desarrollo (Aexcid), José Ángel Calle, ha presentado este lunes una declaración conjunta de las agencias de cooperación autonómicas en respuesta a la crisis de la Covid-19 cuyo lema es ‘De la crisis se sale cooperando’.

   Esta declaración, ha señalado Calle, es fruto de una iniciativa de las agencias de cooperación del País Vasco y de Extremadura y de un proceso de diálogo y consenso con el resto de agencias de las comunidades autónomas del Estado. La declaración ha sido presentada, de forma sincronizada, en las 17 autonomías.

   Además de las agencias de cooperación, colabora en esta declaración la Confederación de Fondos de las Diputaciones y los Municipios del Estado, ha informado la Junta en nota de prensa.

   Ángel Calle ha asegurado que «nunca antes ha habido un ejercicio de consenso y de acuerdo por parte de tantos gobiernos subestatales, de tantos partidos políticos diferentes, para acordar una medida de solidaridad».

   Esta declaración, ha explicado José Ángel Calle, va acompañada de lo que ha denominado «un gesto económico importante» con las personas refugiadas y, concretamente, con los colectivos de personas refugiadas palestinas y saharauis que supondrá una aportación de más de 2.450.000 euros entre todas las agencias de cooperación autonómicas.

HACER PEDAGOGÍA

   Por otra parte, Calle ha insistido en la necesidad de «hacer más pedagogía que nunca», y, en este sentido, ha anunciado que en la tarde de este lunes va a tener lugar un seminario virtual en el que participarán representantes de las diecisiete comunidades autónomas y en el que se va a analizar «por qué hoy, más que nunca» existe la necesidad de seguir haciendo esfuerzos en materia de cooperación.

AGENDA 2030

   La declaración conjunta presentada este lunes hace hincapié en que, ante los impactos ocasionados por la Covid-19 en las distintas sociedades, desde la cooperación descentralizada se propone abordar los desafíos existentes desde una perspectiva local y global que sea coordinada y complementaria.

   Así, se señala que la crisis de la Covid-19 ha puesto de manifiesto la «interdependencia geográfica» y entre los diversos ámbitos del desarrollo: salud, economía, protección social, medio ambiente, etcétera», por lo que, se añade, «la visión comprehensiva de la Agenda 2030» ofrece una oportunidad para afrontar una crisis como la actual.

   Por otro lado, las cooperaciones descentralizadas señalan la necesidad de equilibrar lo urgente y lo importante. «La gravedad de la situación nos obliga a priorizar también aspectos a medio y largo plazo, como la revalorización de los bienes públicos globales, las consecuencias del cambio climático o las causas de las grandes migraciones», ha apuntado.

   Entre los acuerdos reflejados en esta declaración conjunta, que responden a retos que se han puesto de relieve con la pandemia, figuran los de avanzar hacia la sostenibilidad, reforzar lo público, reducir las brechas, también la digital, y la apuesta por lo local.

   Además, la respuesta a la pandemia ha puesto de relieve el «aporte fundamental de las mujeres», señalan, por lo que se propone también reforzar el enfoque de género en las políticas de cooperación para el desarrollo.

   Por último, apuestan también por el fortalecimiento de la sociedad civil organizada y su participación en el diseño, gestión y evaluación de las políticas públicas, «ya que desde su cercanía a las poblaciones más vulnerables pueden garantizar la defensa de sus derechos y que nadie se quede atrás», aseguran desde la cooperación descentralizada.

   «La solidaridad internacional es una responsabilidad compartida e imprescindible para garantizar el futuro del planeta», concluye el escrito conjunto.



Source link