[ad_1]

Publicado 14/02/2019 16:28:24CET

Borrell asegura en Marruecos que la posición española sobre el Sáhara sigue siendo apoyar esfuerzos de la ONU y resoluciones del Consejo de Seguridad

RABAT, 14 Feb. (de la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Jiménez) –

Los ministros de Asuntos Exteriores de España y Marruecos, Josep Borrell y Nasser Bourita, han descartado este miércoles que el nuevo acuerdo pesquero firmado entre la UE y Rabat, que incluye las aguas del Sáhara Occidental, pueda enfrentarse a problemas legales, y han destacado que cuenta con el aval de las instituciones europeas.

Así lo han afirmado en una rueda de prensa conjunta con motivo de la visita de Estado de los Reyes de España a Marruecos. Durante la visita, el Rey Mohamed VI ha agradecido el papel de España en la aprobación del acuerdo pesquero, y también del acuerdo comercial relativo a productos agrícolas.

Ambos se enfrentaban a problemas similares, sendas sentencias del Tribunal de Justicia de la UE (TUE) que dictaminaban que los acuerdos con Marruecos no podían aplicarse a los recursos del Sáhara Occidental por estar considerado territorio pendiente de descolonización.

La Comisión Europea, sin embargo, interpreta que su aplicación puede extenderse al Sáhara si así lo recoge el texto del acuerdo, si se obtiene el consentimiento de las poblaciones afectadas y si beneficia a la población local.

El Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) y el Ejecutivo comunitario llevaron a cabo un proceso de consulta con las poblaciones locales del Sáhara Occidental. Según recoge la resolución de la Eurocámara, la mayoría de los interlocutores se pronunciaron a favor de un nuevo acuerdo. Sin embargo, el Frente Polisario se negó a participar en la consulta.

En esta situación, Borrell ha afirmado que él no espera ningún recurso, dadas las amplias mayorías con las que el acuerdo se aprobó en la Eurocámara (415 votos, frente a los 189 en contra y 49 abstenciones). Ésta también rechazó la posibilidad de consultar previamente a la UE la legalidad del texto.

Bourita, en cambio, ha dado por hecho que habrá intentos de tumbar el texto, pero los ha tildado de «maniobras políticas» en el marco de un «conflicto regional» sobre lo que Rabat considera «Sáhara marroquí». Quienes recurran, ha opinado, no lo harán por «defender el Derecho», y Marruecos ya esta habituado a esas «maniobras».

El ministro ha hecho hincapié en que el acuerdo lo aprobó el Colegio de Comisarios por unanimidad, tuvo el visto bueno de 27 de los 28 países de la UE, y el aval del servicio jurídico del Consejo y finalmente, este martes, del Parlamento Europeo. «No creo que todos ellos actúen contra la legalidad internacional».

En todo caso, ha recordado que, aunque Marruecos nunca estuvo de acuerdo con las sentencias del Tribunal de la UE, Rabat y Bruselas han trabajado para adaptar los acuerdos teniendo en cuenta las observaciones de la Corte.

El acuerdo pesquero es clave para Marruecos y no solo por la contrapartida económica, sino porque cubre las aguas del Sáhara Occidental, tema fundamental en la política exterior marroquí. El miércoles, la inminente llegada de los Reyes de España al país compartía portadas con lo que Marruecos consideró dos éxitos en este asunto: La ratificación del acuerdo pesquero por la Eurocámara y la decisión de la Cumbre de la Unión Africana de no aludir al Sáhara en sus textos y ceñirse a lo que diga la ONU.

En el viaje de Estado de los Reyes participa también el ministro español del área, Luis Planas, ex embajador en Marruecos y que ha tenido un papel importante en estos acuerdos. Hasta el del Interior, Fernando Grande-Marlaska, decía a los periodistas que todos los ministros estaban interesados en que se aprobara. El acuerdo permitirá faenar a 128 barcos europeos, entre ellos 92 españoles. La UE pagará a Marruecos 52 millones en cuatro años.

Con todo, Borrell también ha asegurado, a preguntas de un periodista marroquí, que la posición española sobre el Sáhara Occidental «no ha cambiado» y es «precisa, concreta y repetitiva», una «posición de Estado». «España defiende la centralidad de la ONU y apoya los esfuerzos del secretario general y de su enviado personal para llegar a una solución política en el marco de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad», ha señalado.



[ad_2]

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.