Finalizó por este curso el tiempo de los voluntarios. Las experiencias fueron muy variadas, pero en todos los casos, las 39 personas que trabajaron en las cuatro bibliotecas este año destacaron la amabilidad y el interés por el proyecto de los bibliotecarios y bibliotecarias saharauis, la tranquilidad que les supuso saber que Hasanna estaba pendiente de su estancia desde que aterrizaron en Tindouf y la gran labor que hacen las bibliotecas Bubisher en los campamentos.

Mención especial a los niños y niñas que llenan las bibliotecas de alegría, aunque a veces son tantos y de edades tan variadas, que se hace necesario modificar sobre la marcha el programa que cada uno lleva preparado, pero incluso esto es un reto que agudiza el ingenio y la capacidad de adaptación y que se salva sin grandes problemas y de forma satisfactoria.

Para todos ellos, la estancia en los campamentos supuso un desconectar de esta realidad para conectar con esa forma de ser saharaui que envuelve y hace pensar en el regreso cuand, la noche del último día, se deja el campamento para coger el avión de vuelta a la vida cotidiana.

A todos ellos les agradecemos infinitamente su cooperación, su tiempo, y todo lo que han sembrado.

 

 





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.