WASHINGTON,  (http://elperiodicodemexico.com) – El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, ha expresado este jueves su “frustración” por la falta de avances en la resolución de la disputa política en torno al Sáhara Occidental y ha preguntado “cómo se puede justificar” que se siga prorrogando la misión de paz de Naciones Unidas (MINURSO).

Bolton ha esbozado la estrategia de la Administración de Donald Trump para África y ha esgrimido el ejemplo de la MINURSO, cuyo mandato inicial contribuyó él mismo a redactar en 1991, para reclamar un cambio de enfoque en lo referente a las misiones de paz internacionales.

El asesor de Trump ha reconocido su “frustración” por la falta de avances en al resolución del litigio en torno al Sáhara Occidental. “Me gustaría ver que esto se resuelve si las partes pueden acordar una salida. Esa es mi preferencia”, ha declarado ante los periodistas en un ‘think tank’ de Washington, según la agencia Reuters.

Bolton ha asegurado durante un coloquio que el caso del Sáhara Occidental es su “ejemplo favorito” en cuanto a las repercusiones que puede tener una misión de paz internacional, en la medida en que, con ellas, existe el riesgo de que se acabe el “pensamiento creativo”.

“El éxito no es simplemente continuar la misión”, ha añadido, en alusión a las sucesivas renovaciones de mandato que suele ir aprobando el Consejo de Seguridad de la ONU. En el caso de la MINURSO, la última prórroga, de seis meses, se aprobó a finales de octubre.

Así, aunque Bolton ha dicho tener un “enorme respeto” por los trabajos de mediación llevados a cabo durante estas casi tres décadas, se ha preguntado “cómo se puede justificar” que la situación siga tal como estaba en 1991. “Todo lo que queríamos era celebrar un referéndum para 70,000 votantes, (pero) 27 años después, el estatus del territorio sigue sin estar resuelto”, ha lamentado.

“¿No hay ninguna forma de resolver esto?”, ha planteado, en mitad de un alegato en el que ha recordado que la resolución de este tipo de conflictos permitiría “liberar” los recursos destinados a las misiones de paz para dedicarlos a cuestiones clave en materia de desarrollo.

El Sáhara Occidental sigue estando en el limbo político desde el final de la colonia española en 1974 y, al menos hasta ahora, los esfuerzos impulsados por la ONU han sido en vano, ya que el Gobierno marroquí solo contempla una autonomía y el Frente Polisario, que controla la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), reclama la posibilidad de la independencia.

El actual enviado de Naciones Unidas, el expresidente alemán Horst Koehler, consiguió la semana pasada un hito inédito en años al juntar en Ginebra a representantes del Polisario y de Marruecos, así como a los gobiernos de Argelia y Mauritania. Las partes han acordado volver a verse a principios de 2019.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.