PUSL.- El 28 de junio, el primer día de la visita de Horst Koehler, enviado personal del Secretario General de las Naciones Unidas al Sáhara Occidental, a El Aaiún, la policía atacó violentamente a la población saharaui que salió a las calles para dejar un mensaje claro a la ONU: Maghreb Barra, Labadil Labadil antakrir el Massir – Marruecos Fuera – no hay otra solución que no sea la autodeterminación.

Durante la represión a los manifestantes un coche de la policía atropelló e hirió fatalmente al joven Ayoub Ali Elghan. Según los testigos presentes el coche empujó al joven contra un muro donde lo “aplastó”. La familia informó que en el hospital fue diagnosticado con fractura de cadera y varias fracturas mas, con hemorragias internas y heridas en la cabeza.

El 29 de junio el joven que entraba y salía de coma y cuya situación es muy crítica, fue trasladado a un avión fletado para transportarlo acompañado de su madre a un hospital en Marrakesh, fuera de los territorios ocupados. El avión tuvo una avería y regresó a El Aaiún.

Ayoub se encuentra en el hospital de El Aaiún y en estado muy grave.

Las autoridades marroquíes temiendo al peor filmaron ayoub en el hospital y le obligaron a decir que no fue un coche de la policía sino un coche civil que lo había atropellado junto a las casas en la Avenida Smara, haciendo circular el video en las redes sociales. (ver video 1)

Este montaje al estilo de las autoridades marroquíes es fácilmente desmentida una vez que hay fotos de los jóvenes que lo transportaron después del atropellamiento en el Barrio Zemla, cerca del Club Rojo. Los jóvenes para no ser identificados por la policía ocultan las caras. (ver fotos 1 y 2). El barrio Zemla se encuentra a unos 2 km de la Avenida Smara.

Los ataques, atropellamientos, palizas, torturas y secuestros de jóvenes saharauis por las autoridades marroquíes es el día a día que se vive en los territorios ocupados.

El hecho de que la visita de dos días de Horst Koehler no sea acompañada por ninguna prensa extranjera no es casualidad, sino censura de Marruecos que no deja entrar a periodistas que no estén al servicio de su majestad en el territorio.

Ayoub, joven saharaui de 18 años, es estudiante y ese día salió a la calle como casi toda la población saharaui para, de forma pacífica, demostrar a Horst Koehler que ningún saharaui acepta la propuesta de plan de autonomía de Marruecos ni la integración del territorio en el Reino Alauíta, que invadió el Sáhara Occidental en 1975 con colonos y un contingente militar, bombardando a la población con Napalm y fosforo blanco.

Ayoub sólo quería gritar Marruecos Barra, Labadil Labadil Antekrir El Massir, y probablemente pagará con la vida su audacia. Una víctima más entre los cientos de miles de vidas que Marruecos destruye ante el silencio de la comunidad internacional.

Video:

Fotos 1 y 2:



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.