En la foto se ve muy bien la enorme dispersión de las jaimas en Auserd. Como barcas en el océano, desperdigadas. Pero en ese mar hay un barquito que recoge a los náufragos y los agrupa, los lleva hacia el puerto seguro… de la biblioteca. Esos niños esperan al Bubisher, conducido por Ahmed y Gajmula. Incansables, constantes, imaginativos.  Y los llevará a un jardín de flores y árboles, y a un jardín de cuentos, de historias, de álbumes y dibujos, de poesía y kamishibais…

No hace mucho nos escribía una chica saharaui, ya en España. Y nos decía que tal vez el mejor recuerdo de su infancia era la llegada del Bubisher al punto de cita en Mahbés, el barrio de Smara. “Cantando Mano con mano en el camión, con los pies colgando, y luego haciendo poesías en la curva, con Memona y Daryalha…”

Tal vez uno de los niños que se ven en la foto que nos envía Gajmula piense, dentro de unos años, que también la llegada del Bubisher a su barrio es uno de los mejores recuerdos de su infancia. Para eso trabajamos, allá y aquí.





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.