MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) –

El estado de salud del activista saharaui, Mulay Abba Buzeid, en huelga de hambre desde hace alrededor de tres semanas, ha sufrido un «grave deterioro» en las últimas horas, según ha denunciado la Iniciativa Saharaui por el Cambio (ISC).

«Ayer fue trasladado con urgencia al Hospital Central de la ciudad argelina de Tinduf», ha dicho, antes de agregar que testigos han apuntado que el activista «mostraba signos evidentes de debilidad» a causa de la huelga de hambre, iniciada el 16 de julio.

Asimismo, ha manifestado que las autoridades saharauis desplegaron un gran contingente en el centro durante el traslado «como si se tratase de un terrorista tipo (el antiguo líder de Al Qaeda, Usama) Bin Laden o el capo de un peligroso cartel».

«Al parecer el (Frente) Polisario había argumentado en una comunicación dirigida a las autoridades argelinas que el preso evacuado a Tinduf era un espía peligroso al servicio de potencias extranjeras», ha agregado, antes de recalcar que durante las pruebas Abba Buzeid «permaneció todo el tiempo esposado y atado de pies y manos a la cama».

Por ello, la ISC ha denunciado «este trato inhumano e irrespetuoso a la dignidad humana y responsabiliza a la dirección del Polisario de todo daño físico o psicológico que pueda resultar del secuestro para los tres activistas».

Abba Buzeid fue detenido en junio junto a los activistas Fadel Breica –de nacionalidad española– y Mahmud Zeidan, todos ellos miembros de la ISC y en huelga de hambre desde el 16 de julio para denunciar su situación.

La familia de Breica afirmó a finales de julio que el joven se encuentra «muy grave» a causa de una infección y denunció que los funcionarios de la cárcel de Dhebiya se niegan a permitir el acceso de un médico para atenderle mientras no suspenda la huelga de hambre.

La colonia española del Sáhara fue ocupada en 1975 por Marruecos y Mauritania tras los Acuerdos Tripartitos, firmados el 14 de noviembre de 1975, que cedían la soberanía del Sáhara español a estos dos países.

Tras una breve guerra, el Frente Polisario expulsó a Mauritania y firmó la paz y el reconocimiento mutuo con sus milicias a las puertas de Nuakchot, pero Marruecos consolidó su control sobre el territorio y miles de saharauis huyeron de la salvaje represión.

En 1991 se firmó un alto el fuego entre ambas partes, que se comprometían a la celebración de un referéndum de autodeterminación organizado por la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental, pero desde entonces las disputas sobre el censo para la votación –Marruecos quiere que voten los colonos marroquíes– han impedido la consulta. Ahora 140.000 refugiados saharauis viven en los campamentos de Tinduf.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.