PUSL.- El preso político saharaui Abdallahi Abbahah, del grupo de Gdeim Izik, actualmente detenido en la prisión de Tiflet 2 en Marruecos, hará una huelga de hambre de protesta de 48 horas en apoyo de El Bachir Khadda del mismo grupo, que entró en huelga de hambre día 18 de septiembre.

De acuerdo con las informaciones de la familia, Abbahah declaró que hará una huelga de hambre de protesta de 48 horas en apoyo a El Bachir Khadda y también contra el acoso diario, malos tratos y confinamiento prolongado a que está sujeto desde su traslado desde hace más de 5 meses.

Los prisioneros de Tiflet2, Mohamed Lamin Haddi, Abdallahi Abbahah y El Bachir Khadda no tuvieron contacto humano significativo durante meses, víctimas de tortura psicológica, acoso y maltrato. Ellos están en celdas con el mínimo necesario, sin forma de pasar el tiempo, mirando a las paredes durante 22 o más horas.

Esta semana, los guardias de la prisión, bajo instrucciones estrictas de la Administración, están realizando “búsquedas diarias” a la celda de Abbahah, aunque está en confinamiento prolongado. En uno de los días, los guardias empujaron la puerta de la celda violentamente contra su espalda, de tal forma que cayó al suelo.

A pesar de las numerosas quejas hechas por los presos, las familias y su abogada, Maitre Ouled a la administración de la prisión, al procurador general, a la CNDH y a otras autoridades marroquíes, el tratamiento de estos presos ha empeorado día a día.

La familia de El Bachir declaró que el Reino de Marruecos es responsable de la salud y la vida de Khadda, que ya ha hecho una huelga de 33 días de hambre este año, que terminó tras las promesas de las autoridades marroquíes que no se cumplieron (por ejemplo, acceso a un médico), y está ahora en el sexto día de una nueva huelga de hambre.

La familia de Abdallahi Abbahah afirmó que el acoso en la cárcel está empeorando. El Sr. Abbahah sólo tiene mantas extremadamente finas, algunas ropas y artículos de higiene y no ha visto ningún médico, al igual que Khadda.

Parece claramente que los guardias pretenden provocar al preso político para así poder alegar que el confinamiento prolongado tiene una razón y que es un riesgo. Debe aclararse que, de acuerdo con la ley marroquí, el confinamiento prolongado y el aislamiento no pueden utilizarse como “castigo”, sino sólo como medida de seguridad durante un mes como máximo. Como las autoridades marroquíes nunca respondieron a las diferentes denuncias enviadas hace unos meses, queda claro, sin embargo, que ese aislamiento no está justificado. El mismo razonamiento se aplica a todos los demás presos sujetos a este aislamiento prolongado.

El Bachir Khadda fue informado de que durante la huelga de hambre no recibiría llamadas telefónicas, sólo visitas, otro intento de aislar aún más este preso, ya que las familias de estos presos políticos residen en el Sáhara Occidental, a más de 1300 km de Tiflet2.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.