Ya llegaron los diez bubisheros a Dajla después de un larguísimo viaje y, a pesar del cansancio que seguramente les acompaña,  se han puesto de inmediato  manos a la obra. Es mucho lo que hay que hacer y muy poco el tiempo con el que cuentan, porque el martes tiene que regresar a Smara, ya que es el día marcado por las autoridades saharauis para que los extranjeros viajen con escolta.

El caso es que a las diez de la mañana, acompañados en todo momento por Hassana y tras reencontrarse con Brahim y Alghailani, coordinadores de las bibliotecas de Smara y Bojador, empezaron a descargar los libros que seleccionaron y registraron las bibliotecarias españolas y que fueron trasladados desde Smara en el bibliobús de Dajla. Limpiaron, instalaron el ordenador y la impresora, fueron a hablar con el gobernador de la wilaya, colocaron los libros en las estanterías e incluso recibieron a los primeros niños de las escuelas cercanas. Todo ello en un tiempo record, porque mañana, día 8 de octubre, tendrán que hacer la selección de los nuevos compañeros o compañeras y posteriormente, a las 12 del medio día, inaugurar la biblioteca.

Duro día de trabajo, sí, pero, con toda seguridad, también de alegría.

 

 





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.